El premio MAX

max

Como todo el mundo sabe los MAX son los premios que se otorgan a lo mejor de las Artes Escénicas desde 1988 en nuestro país. Autores, coreógrafos, figurinistas, iluminadores, compositores, directores… las personas que trabajan duramente, con ilusión para que el espectáculo llegue lo mejor posible al respetado público. Dicho premio supone un reconocimiento a ese oficio tantas veces denostado  que es el teatro. La representación del mundo encima de unas tablas. Theatrum Mundi. El premio Max, primo hermano del británico Laurence Olivier, el O´Neill sueco o el galo Molière, supone el luminoso objeto del deseo para muchos profesionales y no profesionales pero que aspiran a serlo.

Reconozco que este objeto puede llegar a ser un verdadero fetiche para mi imparable fantaseo,  no con el valor de halago vanal al ego, sino símbolo de la materialización del trabajo bien hecho, del saber que has podido llegar a primera división, donde te puedes permitir regalar tu tiempo al arte de la escena.

En esas disquisiciones estaba un servidor una mañana como tantas de labor docente cuando se posó efímero en mis manos ese becerrillo de latón, que no de oro; esa manzanilla fruto pecaminoso y frívolo, según palabras de su autor, Joan Brossa, para mirarme burlón y solemne a la vez. Real y bufonesco me miraba con antifaz dorado para enseñarme en un instante que las grandes cosas están ocultas en las pequeñas. Con la aparente aleatoreidad de los grandes acontecimientos, el falso azar, porque no existe el azar, quiso que, sin esperarlo, alguien me prestara por unos segundos  tan admirado galardón.

Y la persona agente del mágico momento fue mi generosa compañera, profesora y catedrática, actriz, productora y directora teatral Hitos Hurtado, que ganó junto con la compañía teatral Teatro del Común en 2004 el Premio Max de Nuevas Tendencias.

Desde aquí, mi agradecimiento, mi admiración y respeto.

Entradas Relacionadas:

El premio MAXGonzalo
20

2 comments on "El premio MAX"

  1. Estoy poniéndome al día en tu Blog.

    Creo que aparte de componer música con carácter multidisciplinar, un día deberías plantearte escribir un libro.

    Me explico, ¿verdad?

Deje un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *